10 nov

por Denise Recalde

Los estudios han demostrado que el hablar dos o más idiomas hace maravillas con el proceso cognitivo. Los cerebros de las personas bilingües funcionan de manera diferente que los monolingües en una forma que proporciona múltiples beneficios cognitivos. Las personas que han comenzado a estudiar un segundo idioma como adultos, todavía pueden obtener el mismo nivel de fluidez que un niño, y obtener los mismos beneficios cerebrales. Aquí hay cinco beneficios mentales por aprender una lengua extranjera:

Tu coeficiente intelectual aumenta

Hablar un segundo idioma aumenta la funcionalidad del cerebro el cual tiene el reto de negociar significados, comunicarse y reconocer diferentes sistemas de lenguaje. También estará en mejores condiciones para negociar significados de preguntas y resolución de problemas. Los jóvenes que estudian un segundo idioma obtienen regularmente mejores resultados en los exámenes estandarizados que los estudiantes monolingües, sobre todo cuando hablamos de lectura, vocabulario y matemáticas.

Te vuelves mejor en múltiples tareas

Los bilingües, especialmente los niños, son buenos en el intercambio de diferentes sistemas de voz y escritura. Un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania encontró que esta capacidad los hace mucho mejores en múltiples tareas por lo que les resulta fácil cambiar entre sistemas de pensamiento. Los investigadores también encontraron que las personas multilingües lograron prestar atención a las tareas de distracción durante el uso de un simulador de conducción y cometieron menos errores que los monolingües.

Te mantienes lejos de la demencia y del Alzheimer

Múltiples estudios han demostrado este tema y las conclusiones son universalmente compatibles. Para los adultos que hablan un solo idioma, la edad media a la que la demencia comienza a emerger es 71,4. Para los adultos que hablan dos o más idiomas, el promedio de edad va a 75,5. El estudio tuvo en cuenta factores como el nivel de ingresos, la salud física, sexo y nivel de educación, pero los resultados de todos los estudios fueron prácticamente los mismos.

Tu memoria mejora

Para muchas personas que se insertan en el mundo de la educación, el cerebro funciona como un músculo – el ejercicio hace que funcione mejor. El aprendizaje de un nuevo idioma significa recordar constantemente las reglas de la gramática y el vocabulario, lo cual ejercita a este “músculo” pensante. Todos los ejercicios que intervienen en el aprendizaje de un nuevo idioma aumenta la memoria del cerebro; las personas que hablan más de un idioma son buenos para recordar secuencias y listas. Los estudios han encontrado que las personas bilingües también son mejores que los monolingües en lo que respecta a recordar direcciones, listas de compras y nombres.

Tomas mejores decisiones

Un estudio de la Universidad de Chicago encontró que los bilingües toman mejores decisiones racionales. Debido a que los vocabularios de todas las lenguas tienen matices y significados sutiles, estos elementos pueden tener un efecto sobre la forma en cómo tomas una decisión. Los bilingües están acostumbrados a pensar más sobre sus opiniones en su segundo idioma y ven si su proceso racional de tomar una decisión sobre el otro sigue siendo válida.

Biografía del autor:
Denise Recalde es escritora de Contenido de Alto Nivel en Day Translations, una de las empresas de traducción e interpretación más grandes del mundo. Constantemente en busca de nuevos retos – tanto profesionales como personales – Denise ha viajado a más de 14 países de todo el mundo y ha coordinado con éxito varios proyectos escritos en industrias los cuales van desde belleza y moda, también salud y educación, hasta negocios, a lo largo de sus 11 años de carrera.